Síndrome de burnout, ¿De qué se trata?

Publicada el Categorizada como Asesoría legal
sindrome de burnout

Dentro de cualquier empresa, los empleados están sujetos a sufrir el síndrome de burnout o agotamiento del trabajador. Este es uno de los riesgos laborales de carácter psicosocial, que suele confundirse con el estrés en el trabajo. Un error muy común, pero que lograrás aclarar en este post. ¿Cómo? Pues, aquí te explicamos qué es el burnout, sus síntomas, causas y cómo prevenirlo.

¡Calcula tu finiquito rápido y fácil!

Consigue calcular el finiquito que te deben sin estrés y en la brevedad posible.

¿Qué es el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout o agotamiento sucede cuando el trabajador se siente “quemado”, una expresión coloquial para decir que está exhausto física, mental y emocionalmente. Una consecuencia del exceso de tareas o de trabajar por demasiado tiempo, aunque también ocurre cuando las labores son demasiado complicadas.

Este concepto fue descrito por primera vez en el año 1974 por Herbert Freudenberger. Que, en resumen, lo definía como “una sensación de fracaso, o bien, un sentimiento de existencia agotada, consecuencia de la sobrecarga debido a la enorme exigencia del uso de la energía, los recursos físicos y mentales del trabajador”.

Años después, tanto Maslach como Jackson profundizaron en el concepto de síndrome de burnout, dándole una perspectiva tridimensional, en la que se abordaban cuatro puntos clave:

  1. El agotamiento mental y físico, en el que el trabajador siente que no puede dar más de sí mismo.
  2. La despersonalización o desapego hacia el equipo de trabajo, a quien tratará con mayor frialdad, desinterés y se comportará manera irritable.
  3. Se visualizará un efecto de insatisfacción profesional, ya que no se sentirá conforme con su labor o rol dentro de la empresa o por lo que hace.
  4. Disminución de la productividad dentro del trabajo y absentismo laboral.

¿Cuáles son sus síntomas?

El síndrome de burnout puede manifestarse de manera distinta dependiendo de la persona o las condiciones en las que trabaja. Y, aunque muchas veces se asocia el burnout como algo emocional, puede afectar diferentes aspectos de la vida de quien lo padece.

A continuación, te mostramos algunos de los síntomas más comunes del síndrome de agotamiento en el trabajo desde el punto de vista psicológico:

  • Sentimiento de pavor por el trabajo.
  • Actitud cínica.
  • Señales de irritabilidad o enojo.
  • Desmotivación.
  • Incapacidad para afrontar retos nuevos.
  • Procrastinar (posponer las tareas a propósito, aunque sean objetivos importantes).

En cuanto a las señales físicas del síndrome de burnout, tenemos los siguientes:

  • Pérdida de energía o señales de agotamiento físico.
  • Estrés constante.
  • Hábitos irregulares de sueño.
  • Problemas de salud frecuentes, como dolores de cabeza, resfriados o padecimientos más graves como cuadros de ansiedad y depresión.

Finalmente, están los síntomas del agotamiento emocional, entre los cuales se encuentran:

  • Sentimiento constante de ira ante cualquier estímulo o evento.
  • Sensación de desesperanza y estancamiento.
  • Necesidad de aislarse del resto de las personas.
  • Baja autoestima, lo que resulta en la incapacidad por enfrentar nuevos retos o metas.

¿Cuál es la diferencia entre el síndrome de burnout y el estrés laboral?

Es importante no confundir el síndrome de burnout con el estrés laboral. En primer lugar, cada individuo reacciona de manera distinta al estrés, algunos incluso lo necesitan en pequeñas dosis para conseguir motivación para realizar algunas tareas.

No obstante, la sobrecarga de trabajo y de estrés puede desencadenar el burnout, haciendo que las personas que lo padecen sufran agotamiento, cambiando drásticamente su postura y disposición para hacer sus labores.

En este sentido, el estrés en grandes cantidades junto con otros factores son los causantes del burnout. Y sobre el resto de las razones, hablaremos de ellas a continuación.

¿Qué causa el síndrome de burnout?

Como se indicó hace poco, una de las principales causas del síndrome de burnout es la exposición excesiva de estrés y trabajo. No obstante, existen otras causas, y algunas de ellas son:

  • Poco control sobre la cantidad de responsabilidades, tareas o labores de los empleados.
  • Ausencia de reconocimiento por parte del patrón o la empresa hacia sus trabajadores.
  • Las expectativas de trabajo no son claras, lo que lleva a tiempos de entrega muy cortos o a una carga excesiva de trabajo.
  • Muchas presiones dentro del área de trabajo, ya sea por fechas topes muy cercanas o por predisposición del patrón.

Cabe mencionar que, muchas veces, es difícil para el empleado evitar estas condiciones de trabajo, salvo que el mismo renuncie o sea despedido. Solo un buen liderazgo y un control adecuado dentro del área de trabajo, departamento o en la empresa en general puede evitar dichas causas.

Claro que, algunos aspectos pueden estar a la mano del empleado. Por ejemplo, saber organizar su tiempo, dar espacios para las actividades recreativas, los descansos o convivir con amigos y familia siempre que sea posible.

Las fases del síndrome de burnout

Los expertos en el tema sugieren que una persona que sufre del síndrome de burnout puede pasar por 5 etapas puntuales. Saber detectarlas te ayudará a evitar el agotamiento laboral, ya sea que seas el encargado de tu equipo de trabajo o un empleado en proceso de “quemarse”.

  • Fase 1 (Entusiasmo): Sucede cuando el empleado se siente entusiasmado o emocionado cuando comienza un nuevo proyecto. Aquí, la carga de trabajo parece no ser un problema.
  • Fase 2 (Estancamiento): Se sienten dudas sobre la capacidad de cumplir con las exigencias y empieza a demostrar signos de estrés.
  • Fase 3 (Frustración): Aquí es donde comienza realmente el síndrome de burnout, cuando el trabajador está frustrado y no siente motivación.
  • Fase 4 (Apatía): Muestra menos interés hacia las obligaciones o tareas pendientes.
  • Fase 5 (Quemado): Colapso mental y emocional, en el que su interés por el proyecto o labor es nulo.

¿Cómo prevenirlo?

Existen muchas maneras de evitar el síndrome de burnout, pero todo dependerá de la perspectiva en la que se aborda. Es decir, si eres jefe, procura distribuir bien el trabajo, motivar correctamente a tus trabajadores, recompensarlos como es debido y brindar espacios para el descanso o la recreación.

Si alguno de ellos muestra signos de agotamiento, la comunicación y comprensión es esencial para evitar que el empleado se queme.

Mientras qué, como trabajador, puedes organizar tu tiempo de forma efectiva y aprovechar la tecnología para agilizar las labores. Por ejemplo, apoyarse de la IA como herramienta de investigación, las apps de organización como agendas y marcadores de tareas.

Todo esto permitirá que administres mejor tus responsabilidades y puedas manejar las tareas en un tiempo acorde, sin que todo se acumule y te genere estrés.

¡No renuncies a tus derechos!

Ser despedido sin justificación amerita una compensación además de la liquidación, no importa si lo niega tu patrón. ¡Contáctanos!